domingo, 9 de noviembre de 2014

Trabajar los Domingos el problema de COTO

Hace muchos años un profesor universitario titular de la materia Ética, nos comentaba en clase que había decidido no ir al supermercado los domingos, para evitar la explotación de los trabajadores en un día tradicionalmente dedicado al descanso.
Claro que eran otros tiempos, la inflación era del 15/18% y los salarios se actualizaban más o menos igual. Incluso el INDEC era confiable y supuestamente había una expansión de la economía.

La semana pasada el poder  legislativo de la Provincia de Santa Fé sancionó la ley que ya se conoce cómo "Ley de descanso dominical" que prohíbe trabajar los domingos.
La medida afecta, por ahora, solamente a las grandes cadenas de supermercados. Tal es así que la cadena COTO suspendió a 150 empleados (todos encuadrados en Comercio).

La noticia fue ampliamente cubierta por los principales medios. Los empleados y la empresa aseguran que esta medida impacta en el salario de los empleados entre $2000 y $3000 pesos (según la fuente). Y parece que la provincia de Santiago del Estero también evalúa promulgar una ley similar.

Sin embargo ahora no quiero detenerme en el tecnicismo de la ley, su alcance y sus excepciones.

Mi pregunta ante semejante medida es como afecta esto a los trabajadores.
¿Se busca mejorar la calidad de vida de los trabajadores?, ¿es una medida para desacelerar la económica y enfriar la inflación?

Los empleados afectados están encuadrados dentro de una actividad que no tiene grandes salarios, "no ganan cómo camioneros". Suelen tener sueldos bajos y trabajan muchas horas.

¿Cómo debemos responder desde nuestra empresas? ¿Estamos protegiendo a los trabajadores? ¿Es mejor que no trabajen los domingos y ganen  menos?

Me gustaría saber que opinaría hoy en día mi profesor de ética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario